Qué significa ser jugador de Póker

Llevo un tiempo queriendo escribir una entrada explicando lo que significa para mí ser jugador de póker.

Tratar de explicar lo que significa es una tarea muy compleja, y dependiendo de quien seas y de tu experiencia personal, ese significado puede ser muy diferente.

Me gustaría poder explicarlo de manera que no solo los jugadores de póker puedan sentirse identificados, si no que cualquier persona ajena a este sub-universo, pueda entenderlo aunque sea un poco.

Llevo la mayor parte de mi vida jugando y para mí es algo muy importante. Podría extenderme y rellenar páginas enteras sobre el tema, pero procuraré ser escueto.

“La eterna lucha, la perla contra la trucha”

En cierto modo, el póker es una lucha constante. Una lucha contra un montón de extraños, y al mismo tiempo es una lucha interior contra uno mismo.

Esta lucha interminable nos obliga a mejorar constantemente, a solucionar problemas cada vez más complejos y batir rivales cada vez más competentes. Con cada obstáculo mental, emocional o estratégico que superamos, nos hacemos un poco más fuertes.

Este proceso transcurre de manera más o menos relajada, durante las horas que pasamos reflexionando sobre el juego, y también mientras perfeccionamos estrategias o mejoramos errores que podamos cometer.

Las horas que gastamos tratando de entender un poco mejor como funcionan las cosas y como aplicar estos conocimientos al juego se cuentan por miles.

El resto del tiempo estamos jugando. La velocidad de los acontecimientos, hace que la acción frenética y la varianza, constituyan esta otra parte de la figura del jugador.

Mientras que tratamos de resolver el puzzle que representa cada mano, tenemos que estar constantemente escuchando nuestro yo interior, juzgando cada movimiento o acompañándonos en cada farol que hacemos, o con cada apuesta que pagamos.

Esta lucha requiere de grandes cantidades de energía, por lo que el jugador con experiencia se convierte en un gran administrador de energía. Ha de conseguir ser muy eficiente al gestionar sus emociones, reconocer patrones, recordar estrategias, calcular probabilidades, estimar riesgos y un largo etc.

Masterizando todos y cada uno de estos procesos mentales, es capaz de automatizar la mayoría de ellos y concentrar toda su atención en los detalles más importantes.

No quiero decir por ello, que lo anterior carezca de importancia. Lo que quiero decir, es que cuanto mayor sea el control de sus emociones, y el conocimiento de la mayoría de las partes más esenciales del juego, tendrá mas libertad mental para alcanzar niveles de pensamiento más elevados.

Todo esto se desarrolla durante sesiones interminables en la tranquilidad de casa, maratones de varios días en lugares de mala muerte, sesiones en casinos de países en los que acabas de aterrizar, partidas desde el portátil en cualquier lugar con cobertura, o en un mano a mano a vida o muerte desde una app con el móvil.

Miles de horas y millones de manos que transcurren en la línea del tiempo, esculpiendo nuestro carácter y poniéndonos a prueba en cada momento.

Durante este camino no podemos permitirnos el lujo de bajar la guardia. El impacto que conlleva una bajada de rendimiento cuando te dedicas al póker, puede tener consecuencias catastróficas en tu proyecto personal.

Muchas veces esta bajada de rendimiento es gradual y no ocurre de un día para otro. Por lo que en ocasiones ser consciente de ello, puede llevar tiempo, tiempo que pagarás después con creces.

Ya sé que un cirujano o un piloto tampoco pueden bajar la guardia. Pero aquí el enfoque es similar a los deportes de alta competición, donde si bajas tu rendimiento, tu carrera puede irse al garete en muy poco tiempo.

¿Podrías enseñarme a jugar al Póker?

Una vez que hayas dedicado el tiempo suficiente a hacerte una idea de lo que implica ser jugador de póker, ya no volverás a ser el mismo.

El póker se presenta en muchas formas. Puede ser pot limit omaha, torneos, spins, no limit holdem, 7 card stud, Razz, 5Cartas y un largo etc.

Es un viaje de auto conocimiento a través de un juego de estrategia, gracias al cual muchos de nosotros hemos tenido la suerte de ser capaces de ganarnos la vida.

Hay muchas personas que se acercan al póker pensando que es un medio para ganar dinero fácil, y la verdad no podrían estar mas alejados de la realidad. Otros simplemente piensan que es otro juego de azar.

Yo creo sinceramente que es una actividad con un nivel de complejidad y dificultad enorme, que no solo abarca aspectos estratégicos, si no también físicos y emocionales. Todo esto se multiplica muchísimo si pretendes llegar al más alto nivel.

Es cierto que ser ganador en los niveles mas bajos o seleccionando bien las partidas, no tiene por que ser muy difícil, pero una vez empiezas a salir de tu zona de confort, e intentas buscar metas mas ambiciosas, la presión es exponencial.

Generalizando muchísimo, la manera de ver el póker que tienen los distintos jugadores según su grado de conocimiento, podría dividirse en las siguientes categorías:

  1. Juego con mis cartas, el resto de lo que pase está fuera de mi control no me interesa, o no se lo que es. Solo se hacer POT con las nueces.
  2. Juego con mis cartas pero soy consciente de las manos que pueden llevar mis rivales. Tengo una estrategia pre-flop definida.
  3. Pienso en rangos y soy capaz de crear estrategias complejas que abarcan una multitud de factores. Pienso como jugar mi rango en los diferentes tipos de flops y como adaptarme contra tipos de rivales distintos.
  4. Soy capaz de entender el rango de mis rivales mejor que ellos mismos, por tanto no son relevantes las cartas que tengo, ya que siempre voy a poder emplear el movimiento con más EV.

Permíteme terminar esta entrada citando un post que publicó Jason Koon en Instagram hace un tiempo, en relación con todo esto.

Para los pocos que no los conozcáis Jason Koon es un jugador de high-stakes, muy querido por la comunidad .

La gente suele preguntarnos: -¨¿podrías enseñarme a jugar al Póker?, me encantaría ganarme la vida jugando a las cartas¨-

-Claro, puedo enseñarte como.

Coge los siguientes 10 años de tu vida: juega, estudia, duerme, respira, llora y grita póker.

Vive con el miedo de pensar, que la elección que has tomado ha sido un fracaso, y que todo el mundo se va a burlar de ti por la poca responsabilidad que has demostrado, al dejar el camino de una carrera segura.

Una vez hayas conseguido demostrar que tienes lo que hace falta para establecerte como un jugador profesional de high stakes, aún entonces tendrás que estar alerta sabiendo, que siempre habrá un chico de Bielorrusia, más listo, más joven y potencialmente con mas hambre que tú, para quitarte el sitio.

¿Quieres aprender a jugar al póker?, ¿quieres mi sitio? si claro, no hay problema.

Ven y trata de cogerlo.

@JasonKoon

8 comentarios sobre “Qué significa ser jugador de Póker

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s